A través de las personas

Algunas pistas para mejorar la relación con tu Jefe

En mi última entrada, os proponía 10 cualidades básicas que, en mi opinión, debe tener todo buen manager o gestor de personas; casualmente el otro día leí un artículo muy interesante sobre como mejorar las relaciones con tu jefe, y me dije:

“Si hemos dado pistas al responsable para una mejor gestión con su equipo, ¿por qué no dársela también al equipo para una mejor gestión con su jefe?”

Así que pensé que podría ser una buena idea resumiros ese artículo aquí para poder cerrar el círculo….¿tiene sentido?.

Lo primero es ser consciente de lo que estamos tratando aquí….recordaros la frase de cabecera que dio lugar a mi artículo anterior:

“El 75% de los profesionales no huyen de sus empresas, sino de sus jefes”

Esto nos da una idea de la trascendencia del tema sobre el que vamos a escribir aquí.  Tengamos en cuenta la cantidad de horas al día que pasamos en la oficina y como está demostrado que la influencia del jefe es tal, y de tal magnitud, que puede hacer que ir a trabajar sea algo interesante, neutro o una absoluta pesadilla, pudiendo en casos extremos de esto último repercutir incluso a nivel social y/o personal (baja autoestima, insomnio, irascibilidad, depresión, etc.).

Por todo ello, ¿no pensáis que merece la pena que también nosotros hagamos una reflexión para intentar ver como podemos facilitar la relación?;  al final, tengámoslo claro, no tenemos que amar a nuestro jefe….¡si no queremos, ni tan siquiera tenemos que ser su amigo!…..pero lo que “si o sí” tenemos que procurar, al menos, es crear un ambiente por nuestra parte que nos permita poder trabajar juntos de forma fluida y efectiva. Veamos como:

employee

– Ponte en el lugar de tu jefe – Si tú a veces tienes stress por determinadas actividades que el jefe desconoce, o si tu cliente externo o interno te está metiendo mucha presión, o si hay días que no eres tan sociable…..¿por qué no le puede ocurrir a tu jefe también?.  Piensa que él puede tener tareas que desconozcas y que le generen mucho stress, y que también tiene un jefe que le estará trasladando una cierta presión, y que también es humano y tiene días malos como tu.

No pienses que por ser tu jefe tiene siempre que estar “radiante y perfecto” contigo….piensa que a veces no será así y será precisamente en esos momentos cuando agradecerá de forma especial que lo entiendas y le ayudes.

– Aporta valor – El jefe no te ha fichado para que siempre le estés dando la razón o pidiendo opinión o esperando indicaciones de él.  Muestra proactividad, solucionale los problemas que sean de tu ámbito de actuación, dale opciones, presenta alternativas, anticípate a los problemas…..en definitiva…..¡¡apórtale valor!!

– Cuida su imagen – ¿Te has parado a pensar alguna vez que en cierto sentido tu proyectas la imagen de tu departamento y, por ende, de tu jefe?….¿y no es menos cierto que a todo el mundo le gusta tener una buena imagen/reputación?. Cuida que la imagen que proyectas de tu jefe sea correcta y profesional y sobre todo no le dejes en situaciones que la puedan dañar (p.e. corregirle continuamente delante de personas), esto ayudar mucho a evitar problemas mayores en el futuro.

– Entiende su estilo de comunicación (¡¡y adáptate!!) – Hay jefes que son especialmente comunicativos durante el primer café de la mañana, mientras que otros al contrario; hay jefes que prefieren frases cortas y ser parcos en detalles, mientras que otros llevan mejor que se les explique todo el “rationale”.  Hay jefes que solo quieren saber como vamos, y jefes que quieren saber todo lo que esta sucediendo alrededor.

Intenta conocer el estilo y las pautas de comunicación de tu manager y adáptate a ellas de la mejor forma posible, veras como esto hace una gran diferencia en vuestro día a día

– Intenta no conocerle solo laboralmente – Lo decíamos al principio, no tienes que ser el mejor amigo de tu jefe o quedar con él al final del día a tomar una caña, pero ¿qué te cuesta preguntarle que tal el fin de semana? ¿Por qué no hablar sobré el de su deporte favorito? ¿y sobre la familia?…..intenta conocer e interesarte por tu jefe no solo en el aspecto laboral, sino también en el personal….los jefes son humanos y personas, así que ¿por qué dejar la relación solo en el terreno laboral y no intentar también introducir a veces el personal?

– Ofrece continuamente tu ayuda – No cuentes que porque tu jefe no te pida ayuda no la necesite.  A veces tiene tantas cosas encima de la mesa que no se para a pedirte esa ayuda, pero te garantizo que la va a apreciar igualmente si se la ofreces….y además quien sabe…¡¡ lo mismo de esa forma logras hacer determinados trabajos o proyectos que de otra forma no harías !!.

– Manténle informado – Teniendo en cuenta lo que decíamos arriba respecto a su estilo de comunicación, pero procura tenerle siempre informado de todo  aquello que en un momento dado pueda necesitar o le pueda ser útil.  Igualmente, no le ocultes problemas que le puedan saltar más adelante. Para poder ganar la confianza de tu jefe es especialmente sensible que no encuentre “sorpresas negativas” en el momento que menos se lo espere….¿como reaccionarías tu?.

– Gestiona las expectativas – Esto es muy fácil de entender con un ejemplo. Si le decís a vuestro jefe que una determinada taréa o proyecto lo vas a tener en 2 semanas y luego lo tienes en 3, ¿que sabor final pensáis que se le queda?…….¿no sería mejor decirle en todo caso que lo vas a tener en 3 y, si finalmente puedes, lo haces en 2?.  No seamos voluntaristas y gestionemos mal las expectativas de nuestros jefes, ya que genera desconfianza en ellos y no nos aportará nada a nosotros.

– Pide ayuda y consejo – No pensemos que tenemos que saberlo todo delante de nuestro jefe.  Poder preguntarle su opinión en determinados momentos (no confundir con ser “pelota”) nos puede ayudar a nosotros a entender mejor una situación, gestionar sus expectativas y, ¿por qué no?, mostrarle que ponemos en valor su opinión.

– Muestra respeto – ¡¡ Incluso aunque no te guste y no te caiga bien !!.  Piensa que él/ella está en esa posición por un motivo y como decisión de la empresa, así que como mínimo respeta su postura jerárquica para facilitar la relación.

– Sé auténtico – Compórtate como eres en esencia.  no cambies tu imagen delante de tu jefe hasta tal punto que no llegues a ser tu….¡¡al final se notará!!.  Sé autentico, sé tu mismo…y sobre esa base, trabaja sobre todo lo demás.

– Establece una línea abierta con él – Sea un reporting de 30 minutos a la semana, sea durante el café o la comida, sea al final del día…..sea cuando sea, busca siempre el poder tener una línea abierta con él para buscar consejo, compartir problemas, impresiones, información, etc.

¡¡¡ Pues nada más……y nada menos !!!, creo que estos consejos son fáciles de seguir y espero que útiles, así que, ¿Por qué no intentar escoger uno sobre el que trabajar durante cada semana?…ya verás como al cabo de los meses casi sin esfuerzo lo habrás incorporado a tu rutina diaria y, como dice el anuncio….¡¡”lo notas y lo notan”!!.

 

Si quieres leer el artículo original, pulsa aquí

Si quieres leer mi anterior entrada sobre como ser un buen gestor de personas, pulsa aquí

 

 

 

Etiquetado en:

Un pensamiento sobre “Algunas pistas para mejorar la relación con tu Jefe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.