A través de las personas

Reducir la Tipología de Contratos de Trabajo

Anunciaba hoy la Ministra Fatima Bañez en el Congreso de los Diputados que se iban a reducir en breve los 41 contratos de trabajo actuales (¡¡  si, si, he dicho 41 !!) a únicamente 5…….¡¡ya era hora !!.

Particularmente, sin entrar en mayores detalles, me parece una noticia para celebrar, porque simplificará enormemente las tareas administrativas a los Departamentos de Administración de Personal y además tengo el convencimiento de que aportará claridad y legalidad a las contrataciones en la empresas, donde se producían situaciones de personas que en algunos casos pasaban de unos contratos a otros (¡¡y todos igual de inadecuados!!) sin el menor rubor y sin el menor criterio.

A falta de que todo sea aprobado y oficial, los únicos contratos que van a quedar vigente aparentemente serían:

  • Contrato Indefinido
  • Contrato Temporal
  • Contrato de Relevo
  • Contrato de Prácticas
  • Contrato de Formación y Aprendizaje

Independientemente de las modificaciones  con la nueva legislación, y sin ser un experto en la materia, creo que son interesantes unas pinceladas para recordar cada contrato en la actualidad:

gafas y libro 1.- Contrato Indefinido – El más fácil de entender y explicar. Es aquel que se concierta sin establecer límites de tiempo en la prestación de los servicios, en cuanto a la duración del contrato.

Se presumirán celebrados por tiempo indefinido y a jornada completa, salvo prueba en contrario que acredite su naturaleza temporal o el carácter a tiempo parcial de los servicios en caso de falta de observancia de la forma escrita cuando sea exigible.

Para hacernos una idea, en la actualidad, dentro de este contrato tenemos un sinfín de tipologías como C.I. Ordinario, C.I. de apoyo a los emprendedores, C.I. para personas con discapacidad, C.I. de un joven por microempresas y empresarios autónomos, etc.

2.- Contrato Temporal – Habrá que ver como queda esta tipología, porque es creo la más ampliamente usada.  Como norma general, el contrato temporal, a diferencia del indefinido, es aquel que tiene por objeto el establecimiento de una relación laboral entre empresario y trabajador por un tiempo determinado.

Para saber de que tipo de contratos estamos hablando, aquí se encuadran contratos ampliamente utilizados como el de Obra o Servicio, Eventuales por circunstancias de la producción, Interinidad (con todas sus tipologías), etc.

3.- Contrato de Relevo – Esta es una figura muy interesante, pero que no sé hasta que punto se utiliza hoy en día en las empresas.  Básicamente, Cuando un empleado no reúne aún los requisitos necesarios para disfrutar de una jubilación parcial ordinaria (por edad o años cotizados) la empresa puede utilizar una persona que trabaje una parte de la jornada laboral del empleado actual, de forma que éste vea su jornada reducida en la misma medida.

Como digo, muy interesante porque permite la incorporación progresiva de una persona al mercado laboral y la desvinculación progresiva de otra de una forma muy fluida y natural.

4.- Contrato de Prácticas – Son aquellos con los que se persigue que la persona logre obtener una experiencia dentro de la empresa acorde a su titulación universitaria específica, formación profesional de grado medio o superior o títulos reconocidos (hay que tener una titulación específica para poder acceder a ellos).

A nivel de duración no pueden ser inferiores a 6 meses ni superiores a 2 años, así como pudiendo ser de jornada completa o jornada parcial.  Igualmente, es importante destacar que para los mayores de 30 años no pueden haber transcurrido más de cinco años, o de siete cuando el contrato se concierte con un trabajador con discapacidad, desde la terminación de los estudios

5.- Contrato de Formación y Aprendizaje –  El contrato para la formación y el aprendizaje tendrá por objeto la cualificación profesional de los trabajadores en un régimen de alternancia de actividad laboral retribuida en una empresa con actividad formativa recibida en el marco del sistema de formación profesional para el empleo o del sistema educativo.

Se le podrá aplicar a todas aquellas personas mayores de 16 años y menores de 25 (esta edad máxima no aplica en el caso de personas con discapacidad ni a colectivos en situación de exclusión social).  Su duración mínima será de 1 año y la máxima de 3 años.

Aparte de esta simplificación de contratos, otra cosa son las bonificaciones asociadas que llevan en la actualidad muchas tipologías de los existentes, que habrá que ver como lo solucionan, pero por lo demás, como decía al principio de la entrada, me parece una muy buena noticia.

Etiquetado en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.