A través de las personas

¿Qué es el Mentoring Inverso?

Aun recuerdo este verano tomando un refresco con mi sobrino de 15 años y como me iba quedando absorto mientras me desgranaba la utilización que él y sus amigos hacían de las redes sociales, las fuentes de información a las que accedían en internet, la combinación de recursos que utilizaban para montar “eventos y quedadas”, etc. , y lo peor de todo era que lo que para mi en muchos casos estaba siendo una revelación, él me lo contaba como algo de lo más natural, rutinario, conocido, compartido, generalizado….vamos, ¡¡ lo normal !!.

He de decir que para una persona como yo, que se considera cómoda con la tecnología, acostumbrada a ella desde pequeño, asidua de redes sociales y acostumbrada a entornos colaborativos, aquello no dejaba de ser una grata sorpresa.

Cuando en mi post anterior sobre la Generación Y comentaba el mentoring inverso, esa imagen con mi sobrino me vino de nuevo a la memoria. ¿Acaso tú que estás leyendo esto no has tenido alguna vez una situación similar, dentro o fuera de la empresa?, y cuando esto ha sucedido, ¿no te has ido con una sensación de haber aprendido algo aparentemente obvio, fácil y útil pero que hasta ese momento desconocías?, pero es más, ¿y no  se ha ido igualmente la persona que te lo ha contado con un buen sabor de boca al abrirte la puerta a algo que desconocías?….bueno, pues si esto lo hiciésemos con una cierta periodicidad, con unas reglas definidas y con unos objetivos previamente acordados, podríamos estar hablando, de forma simplificada, de lo que se denomina un mentoring inverso.

Esbozado ya el concepto, podemos dar un paso más….¿Qué es exactamente, para que se usa o qué beneficios puede aportar en la empresa?

Para entenderlo mejor, lo primero que tenemos que hacer es ponernos de acuerdo sobre lo que vamos a entender como mentoring, y en este punto, definiciones hay muchas, pero cogeremos una de la Hardvard Business que creo que puede ser fácilmente entendible y aceptada:

Mentoring es el ofrecimiento de consejos, información o guía, que hace una persona que tiene experiencia y habilidades, en beneficio del desarrollo personal y profesional de otra persona”

Si queremos centrarnos en el mentoring en la empresa, y para entender lo que generalmente nos encontramos, yo añadiría dos matizaciones:

  • La experiencia generalmente implica que la persona que hace el mentoring es mayor (en edad) que la que lo recibe
  • Esa experiencia y sus habilidades generalmente implican que la persona que realiza el mentoring tiene una posición organizativa igual o superior a la de la persona que lo recibe.

Bien, pues con esa situación, que es lo que solemos entender por el mentoring al uso, ¿cómo definiríamos el mentoring inverso?, pues simplemente como la misma transferencia de conocimiento entre dos partes pero en donde se invierten las dos matizaciones anteriores:

  • La persona que hace el mentoring va a ser más joven que la que lo recibe (generalmente perteneciente a la Generación Y, si quieres conocer más sobre ellos, te invito a ver mi entrada pulsando aquí)
  • La posición organizativa de la persona que lo realiza suele ser menor de la que lo recibe

Esto que a lo mejor parece tan obvio y novedoso no lo es en absoluto.  Se supone que el concepto fue inventado por personas de la General Electric a finales de los 90, cuando se dieron cuenta de que internet estaba suponiendo una revolución en todos los sentidos y la dirección de la compañía no era capaz de entender el concepto y, menos aún, de ser capaces de identificar la repercusión y el impacto que podía tener en su modelo de negocio.  Por este motivo, decidieron crear grupos de personas jóvenes que entendían esta tecnología y montar reuniones de mentoring con managers de la empresa que conocían el modelo de negocio, de forma que ambos pudiesen transferirse conocimientos en ambos sentidos.

Tras esto, el concepto quedó un poco latente, pero desde hace unos años, con la eclosión de las nuevas tecnologías, el Social Media, las nuevas tendencias, y la irrupción de la  Generación Y, tanto en el mercado de trabajo, como en el de consumo, de nuevo el concepto vuelve a estar plenamente vigente; empresas como BP, GE, IBM, Time Warner o P&G ya lo tienen instaurado, pero, ¿Qué ventajas ofrece?:

1.- Desde el punto de vista de la persona que lo recibe (manager)

– Acceso rápido a información y consejos que no conseguirían de otra forma (tendencias, ideas, grupos de pensamiento, etc.) o que le costaría mucho más conseguirla

– Derivado de lo anterior, poder ampliar el Networking considerablemente.

– Entender mejor el grupo de consumidores de las nuevas generaciones para poder acceder más fácilmente a ellos (gustos, pautas de compra, medios y formas de comunicación, etc.)

– Entender mejor el grupo de empleados de las nuevas generaciones para poder integrarlos mejor en la empresa y poder realizar políticas más adecuadas a ellos (en formación, evaluación, planes de desarrollo, compensación, management, etc.)

– Identificación de jóvenes talentos que de otra forma podrían haber quedado diluidos en la empresa

– Incorporar ideas nuevas que puedan tener un impacto positivo en el resultado del negocio

– Incrementar la productividad a través del uso de nuevas herramientas tecnológicas

– Instaurar un flujo de innovación continua en la empresa

– Hacer la empresa más atractiva a las nuevas generaciones (tanto consumidores, como empleados)

reversal mentoring

2.- Desde el punto de vista de la persona que lo realiza 

– Reduce la curva de aprendizaje, ya que tiene acceso a determinada información que de otra forma le sería más complicado conseguir

– Tiene un mayor conocimiento de la empresa de lo que sería normal en su puesto

– Derivado del punto anterior, se incrementa su engagement y productividad, ya que sus ideas pueden tener un reflejo e impacto directo en la estrategia y/o resultados de la empresa

– Ayuda a reducir el conflicto generacional y genera confianza

– Incrementa la visibilidad dentro del equipo directivo

Como vemos, es un proceso “win-win” que puede tener ventajas para ambas partes pero en el que tendríamos que tener algunas cosas en cuenta:

  • No todas las personas son susceptibles de poder realizar este proceso de mentoring. No confundir ser una persona joven con tener determinados conocimientos y poder ser un mentor…hay que seleccionar cuidadosamente estas personas.
  • Las reuniones de mentoring pueden ser formales o informales, pero se aconseja que siempre sea algo formal y reconocido en la empresa
  • De la misma forma, tienen que tener una determinada periodicidad y continuidad en el tiempo
  • Hay que disolver las barreras que pueden imponer los status de los managers, de forma que las conversaciones en ese entorno sean entre iguales
  • La confidencialidad, como en todo proceso de mentoring, tiene que ser un “must”
  • Se deben definir temas concretos sobre los que hablar en las distintas reuniones, de forma que tengan un guión consensuado
  • Hay que eliminar los egos de la conversación (¡¡por ambas partes!!)
  • Hay que estar plenamente abierto a poder escuchar con total honestidad, y de la misma forma, poder transmitir la ideas de la misma manera, pero siempre con respeto

Parece todo muy fácil, ¿no?, parece lógico, ¿verdad?, tendría sentido, ¿a que si?, y en ese caso, ¿se hace en tu empresa?, y si no se hace, ¿cuál es el motivo?, ¿crees que podría hacerse?, ¿cuáles son las barreras?, ¿cuáles son las ventajas?, ¿crees que merece la pena proponerlo?.

Espero que esta entrada te pueda haber podido dar algunas pistas para poder responder a las preguntas que te planteo, pero sobre todo, que te haya dejado en la cabeza una pregunta….¡¡¿y por qué no?!!.

Volviendo al comienzo de esta entrada, yo por mi parte, ya estoy deseando volver a darle continuidad a ese refresco con mi sobrino porque estoy absolutamente convencido de que algo nuevo volveré a aprender…..¡¡pero eso ya será materia de otro post!! 😉

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.